Otras voces
De Realidades y Percepciones

Columnista. Empresario. Chilango. Amante de las letras. Colaborador en Punto y Contrapunto. Futbolista, trovador, arquitecto o actor de Broadway en mi siguiente vida.

Twitter: @JoseiRasso

Otras voces
AMLO resaltó que el regreso a la aulas es voluntario, pero llamó a darle celeridad. Foto: Daniel Hernández/La-Lista

Se lee en las redes sociales que existe “una campaña de desprestigio contra (Andrés Manuel) López Obrador que consiste en dejarlo hablar cada mañana”. 

No es secreto que muchos de los artículos de opinión y programas de análisis político coinciden con esta declaración. Las portadas de algunos periódicos se llenan de columnas con críticas directas a la mañanera. 

Y más allá de las fronteras, se burlan de las frases que emanan cada mañana.

Al mismo tiempo escuchamos decir que las conferencias matutinas están diseñadas y dirigidas a su base. Mensajes pensados para entablar un diálogo con el pueblo. No para hablarle a la clase media aspiracionista que se deja “influenciar” por la comentocracia de la que soy parte.

Así, siguiendo la sombra que dejan las palabras de López Obrador, me pareció importante escuchar las voces de las personas que se sienten representadas por el presidente. Su base. Millones de familias trabajadoras que no tienen agenda. 

La intención era obtener, de primera mano, opiniones cotidianas de una parte de la sociedad que defiende la figura presidencial. No busqué académicos, activistas sociales, sindicatos ni intelectuales. 

Seguí el eco de los discursos guiado por las huellas que dejan sus pasos en territorio nacional. La idea nunca fue convencer ni debatir, solo escuchar. 

Te invito a visualizar personas, no los bandos que al presidente le gusta enfrentar.

No será mi pluma la que escribe, es la percepción de millones de mexicanos y mexicanas que tenemos que reconocer:

Es Andrés Manuel en la voz de adultos mayores, mujeres, jóvenes y campesinos que lo aplauden convencidos. El luchador social que camina de la mano de los que fueron olvidados. El presidente que reparte lo que recupera de los narcos. El compañero que entrega aportaciones a los viejitos y programas sociales de forma directa. Un humanista que no le gusta pelear. Quiere la paz. “Hasta pide a sus adversarios que lo apoyen”.

Trabaja más que nadie. La pandemia le ha complicado las cosas. Si no fuera por él, si gobernaran los de antes, tendrían que pagar las vacunas. No es culpa suya que no se tengan los resultados esperados. Son los otros los que quieren hacerlo quedar mal por no perder sus privilegios. Si no fuera por el covid, ya estaríamos bien. 

Sobre sus hermanos y algunos allegados es normal que les encuentren cosas, son humanos. Pero el presidente ya dijo que si hicieron algo mal, se les castigará. Él es honesto. Hasta en el tema de los baches quiere implementar un programa nacional. Nos escucha. No nos ha endeudado. Subió el salario mínimo. Y acabó la corrupción.

Dicen que ha subido la gasolina, pero ya no son gasolinazos. La falta de medicinas es por culpa de los monopolios privados. Pero ya lo está arreglando. 

Morena es un tema distinto, no están convencidos, pero son obradoristas y apoyarán a quien designe para las elecciones del 2024.

Retomo la pluma. 

En este momento quizás estarás lleno de argumentos para contrarrestar lo escrito. Pero esta vez, la intención es aprender a escuchar. Porque por más que reciclemos nuestras opiniones con personas afines a nuestro pensamiento, allá afuera hay millones que opinan diferente. 

Si queremos encontrar una nueva alternativa, tenemos que dejar de estigmatizar de ignorantes a quienes votaron convencidos y siguen creyendo en él. Quizá no para estar de acuerdo, pero sí para entender. 

Aunque cada día se escuchan más demandas y protestas de inconformes, muchos no comprenden el bono de paciencia y alta popularidad que mantiene López Obrador. Necesitamos crear puentes. Si no aprendemos a escuchar, tampoco seremos escuchados.