Síguenos

 

Salud

El cierre de escuelas afectó ‘la salud mental de madres, pero dejó a los padres intactos’

Un estudio en Inglaterra revela que las madres sufren soledad, depresión y problemas para dormir.

El estudio reveló que el impacto de tener hijos fuera de la escuela en la salud mental de las madres fue sustancial. Foto: Microgen Images / Science Photo Library / Getty Images / Science Photo Library RF

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Los cierres de escuelas en Inglaterra durante el confinamiento por Covid dañaron seriamente la salud mental de las madres y no tuvieron impacto en el bienestar de los padres, encuentra un estudio.

Cuidar a los niños, ayudar con la enseñanza en casa y cumplir con los propios trabajos hizo que las madres de preadolescentes se sintieran deprimidas, tuvieran problemas para dormir y se consideraran insignificantes.

En general aumentaron los problemas de salud mental entre los padres, pero las madres llevaron la carga, y los padres apenas salieron afectados, encuentra el estudio.

Te recomendamos: La crisis climática genera enormes ‘costos ocultos’ en la salud mental

El cierre de escuelas para detener el contagio de coronavirus tuvo “un importante efecto dañino” en la salud mental de las madres, dijeron académicos de Essex, Surrey y Birmingham. Sin embargo, “para los padres no hubo diferencia”.

Los descubrimientos se basan en un estudio de cómo 1,500 padres de niños entre 4 y 12 años en Inglaterra reaccionaron  mentalmente a los cierres de escuelas que acompañaron al primer confinamiento en marzo de 2020. También consideran las diferencias del impacto entre los padres cuyos hijos regresaron a la escuela a principios de junio, y aquellos cuyos hijos regresaron hasta septiembre.

Las madres de los hijas e hijas que perdieron todo el periodo de verano fueron las más afectadas. Su respuesta a 12 preguntas generales de un cuestionario de salud que es una forma establecida de medir la salud mental demostró un detrimento mayor en comparación con antes de la pandemia.

Los investigadores descubrieron que las madres con al menos un hijo, que no estaban entre los grupos con prioridad para regresar a la escuela en junio, tienen más probabilidades de reportar pérdida de sueño, preocupación, sentir presión constante, sentir que no pueden vencer las dificultades y sentirse infelices o deprimidos. Dijeron en un reporte para el instituto de investigación social y económica de la Universidad de Essex.

Otros efectos incluían la pérdida de confianza de las mujeres, pensar que no tienen valor, y ser incapaces de disfrutar sus actividades.

Lee: Sin horarios, estrés y ansiedad: El impacto del Covid-19 en la salud mental de los maestros

“El impacto  de que los niños no asistan a la escuela es importante y es uno de los costos ocultos del confinamiento. Nuestro estudio muestra, por primera vez, la presión del cierre de las escuelas en la salud mental de las madres”, dijo la doctora Laura Fumagalli, investigadora de ISER y una de las coautoras del reporte.

“Calculamos que los cierres de las escuelas podrían ser causantes de cerca de la mitad del declive en la salud mental que experimentaron las mujeres durante la pandemia. Es impactante que la salud mental de los padres parece no verse afectada por los cierres de las escuelas”, agregó.

Los autores encontraron que el gran aumento en la soledad, el aislamiento social y la pérdida de contacto con amigos dentro y fuera de las escuelas fue el principal detonador en el declive de la salud mental de las madres. Eso fue más importante que trabajar horas extras o perder el empleo.

Las madres cuyos hijos no tuvieron prioridad para regresar a la escuela reportan sentir más soledad que las que sus hijos regresaron en junio.

Este descubrimiento concuerda con estudios previos de que las mujeres, en general, y las madres con hijos pequeños en especial, estuvieron entre los grupos que registraron un aumento de problemas mentales durante la pandemia, al igual que los que tienen mala salud, los que tienen menos ingresos y la gente de ascendencia asiática. Este es el estudio más reciente que indica que la salud mental de los hombres prácticamente no cambió.

No te pierdas: Los problemas de salud mental pueden ser otra pandemia tras el Covid-19

Los resultados de este estudio son muy preocupantes. Los padres increíbles, en particular las madres que sobrellevaron la carga colosal de hacer malabares con la escuela y el trabajo durante la pandemia están exhaustos física y mentalmente”, dijo Munira Wilson, miembro del parlamento del partido liberal demócrata, vocera de salud, bienestar y cuidado social de su partido.

“La salud mental de las mujeres sufrió gravemente por los múltiples confinamientos, y la falta de apoyo del gobierno no ha ayudado en nada”.

Impidieron que se abrieran las escuelas, y no consideraron las preocupaciones de los padres por guías poco claras e inconsistentes, y esto sólo es un ejemplo de cómo el gobierno le falló a las madres durante este periodo de gran preocupación.

Las mamás deben sentir que les movieron el tapete. La próxima encuesta pública sobre el manejo de la pandemia tiene que tomar en cuenta el impacto de la salud mental como asunto de prioridad”, agregó Wilson.

La información de 1,500 padres para el estudio proviene de Understanding Society, the UK Longitudinal Study y se recopiló en abril, mayo, junio, julio, septiembre y noviembre del año pasado.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

Los que quieren desacreditar estas causas hablan de que la riqueza y el éxito no son congruentes con el sufrimiento

Opinión

Ha sido un año pandémico sumamente complicado. Aquí hay un recorrido emocional de todos esos procesos.

Sociedad

Los salones de tatuajes reportan un aumento en la gente que busca arte en su cuerpo y dan como razón el hecho de que...

Medio Ambiente

Se debe romper el círculo vicioso de impactos climáticos, trauma y depresión, dicen los científicos.

Publicidad