‘Espero que Biden no se apoye en Harris para la relación con México’: Ildefonso Guajardo
Ildefonso Guajardo Villarreal. Foto: WikiCommons.

Ildefonso Guajardo trabajó de cerca con Joe Biden en la última administración de Barack Obama. Es una ‘tradición’ del Partido Demócrata de EU poner al vicepresidente de Estados Unidos a la cabeza de las relaciones bilaterales con un socio y vecino tan importante como es México. 

El exsecretario de Economía, y cabeza del equipo que renegoció durante casi dos años el nuevo tratado de libre comercio hasta 2018, recuerda a Biden como un político estructurado y persistente en los temas que le importan

Y también conoce a Kamala Harris que siendo senadora por California se opuso al actual T-MEC. Ella “tiene una posición muy progresista y muy dura en materia laboral y social. A pesar de que este acuerdo comercial logró el mayor avance histórico en protección de derechos laborales, ni siquiera con eso fue suficiente para tener su voto positivo”.

Biden es un jugador de equipo que pondrá a su gabinete a tratar 1 a 1 los temas importantes de su agenda, en la antípoda del estilo unipersonal de Donald Trump. 

Este estilo de gestión y temas muy específicos de su agenda de gobierno, como los acuerdos en materia laboral, energética y de derechos humanos serán los que marcarán, según Guajardo, la relación con México.  

La-Lista: ¿Cómo es Joe Biden? ¿Cuáles son sus principales características personales? 

Ildefonso Guajardo: Trabajamos juntos: él fue designado por el presidente Barack Obama para encabezar el diálogo de alto nivel, un grupo de trabajo que creamos en conjunto. Del lado de EU era Biden y del lado mexicano fue primero el canciller Luis Videgaray y luego Claudia Ruiz Massieu. Si bien interactuábamos todos, Biden y un servidor éramos responsables de muchos temas de recuperación económica, comercial y de trabajo. Joe Biden es un hombre muy estructurado y muy persistente, o sea a él no se le olvidan sus temas. Va a haber un cambio muy importante de mecanismo de trabajo. Biden sí se va a apoyar muy fuerte en su gabinete a diferencia de Donald Trump, que gobernó de manera unipersonal, ¿Qué nos va a pasar? Vamos a pasar de dos administraciones como la de Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump, que no utilizan de manera eficiente a sus gabinetes. 

L-L: ¿Qué demanda este cambio? 

IG: Que si bien Marcelo Ebrard es responsable de la relación con Estados Unidos, ahora el gobierno mexicano debe darle espacio a sus secretarios. Yo esperaría que la nueva secretaria de Economía, Tatiana Clouthier tuviera un papel más importante, lo mismo el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, que tuviera una relación más directa con Janet Yellen (nominada como secretaria del Tesoro).  Biden se va a apoyar mucho en los talentos que ha reunido para su gabinete y todos son además muy conocedores de México. 

También lee: ‘Me siento cada vez más optimista’: Arturo Herrera, secretario de Hacienda

L-L: ¿Cómo calificaría al gabinete de Biden? 

IG: Es un gabinete con mucha experiencia en sus temas y como te decía, en nuestro país. Por ejemplo, Katherine Tai como secretaria de Comercio tiene 15 años trabajando en estos temas, ya sea en la anterior administración (demócrata) o como secretaria técnica de una Comisión muy importante del área comercial del Congreso. Ella fue quien negoció el adendum que hizo la administración del presidente López Obrador en materia laboral.

Es que ahora hay temas que van a ser cruciales, porque Biden va ser muy preciso para la implementación del acuerdo (del T-MEC) y como secretario de Trabajo está Marty Walsh, que fue el alcalde de Boston y que viene de temas sindicales. Él fue representante del Consejo Metropolitano de Trabajadores de la Construcción. Tienes como secretaria de Comercio a Gina Raimondo, una mujer que viene del sector de alta tecnología y que fue gobernadora de Rhode Island y también con muy buenas relaciones con los sindicatos. Entonces hay que estar listos para una implementación del T-MEC muy profunda en materias laborales.

Haz click en la imagen para ampliar. Infografía: AFP

L-L: Fue justo el tema laboral lo que mantuvo el Partido Demócrata y Nancy Pelosi hasta el final para la firma del T-MEC

IG: Sin duda. Pero tienes que tomar en cuenta que no sólo es la influencia del Congreso para profundizar los compromisos laborales, y las modificaciones que hicieron al capítulo laboral que habíamos dejado listo nosotros, sino también las rectificaciones en el gabinete con profundos lazos laborales y del departamento de Trabajo.

L-L: Entonces ¿el tema laboral va a ser uno de los ejes fundamentales de la relación bilateral?

IG: Va ser un eje fundamental para el cumplimiento de los compromisos, así como van hacer otros temas que tienen que ver también con el sentimiento del sector empresarial como el de mantener los acuerdos en materia común y cuando aún cuando no hay un capítulo sobre energía, su hay compromisos de respeto a la inversión en materia energética. Y también temas de compras públicas en nuestro país que no están siguiendo los lineamientos de transparencia firmados en el tratado.

L-L: Nos van a marcar de cerca…

IG: Sí, el tema es la velocidad con la cual van a monitorear los temas de mayor importancia para ellos. De hecho hay noticias de que ya se están preparando las primeras demandas laborales y entonces obviamente le van a dar mayor velocidad y atención a estos temas.

L-L: ¿Cuáles son las claves para aprovechar al máximo esta nueva relación entre México y EU?

IG: Yo creo que se tendría que construir primero una agenda, regresar a institucionalizar la relación entre ambos países. En el caso de la administración de Trump, no la tenía ni el departamento de Estado a esta relación sino que se la había dejado a su yerno (Jared Kushner). Hay que regresar a los mecanismos de administración en relación con estos grupos de trabajo conjuntos para poder tener realmente una relación diferente. 

“Yo creo que se tendría que construir primero una agenda, regresar a institucionalizar la relación entre ambos países”

(Hay que) definir una agenda que puede ser compatible, como por ejemplo, coordinar nuestras acciones para un esquema de atracción de inversiones o de re-localizar empresas en América del Norte. Una estrategia común regional. Hay algunas empresas que pueden regresar a México y otras (por su alto nivel de tecnología) pueden regresar a Estados Unidos, pero tenemos que tener una acción conjunta para lograr esa atracción de inversiones. Otro punto en el que tenemos que estar alineados para la recuperación de la economía es el tema sanitario. No podemos quedarnos desfasados en el esfuerzo de vacunación y de control de la pandemia, porque se desajustarían las cadenas de valor. Hay que alinear nuestra reactivación y nuestro avance en materia sanitaria, para poder empatar la recuperación económica de México con la de Estados Unidos y la de Canadá. Y la recuperación estará en función de cómo podamos controlar la pandemia

L-L: ¿Cuál es el mejor mecanismo para esta alineación? 

IG: De manera práctica el Secretariado o el Mecanismo de Coordinación del nuevo tratado facilita que nos podamos sentar a definir sectores estratégicos y criterios comunes para que no se frene esta incipiente recuperación que hemos tenido gracias a los programas de apoyos económicos de  EU. Esto fue lo que impactó no sólo en las remesas, sino en la recuperación en la demanda de automóviles. Si bien no va a llegar a los niveles del 2018, va a representar una reactivación de los sectores de autopartes y automotriz.

L-L: ¿Cuántas inversiones asiáticas, cuánto volumen de atracción de inversión puede tener México?  Incluso por la desglobalización que se aceleró con la pandemia…

IG: No hay una estimación en cantidad o en valor de flujos, pero sí se empieza a observar que hay áreas de integración de un automóvil que no se habían instalado en América del Norte, como toda la parte de piezas de aluminio o de plásticos especializados para el sector automotriz que están empezando a instalarse en parques industriales de México. Son empresas que están sacando sus plantas de China y las traen a América del Norte. Pero va a ser muy importante que nuestra política de atracción de inversiones refuerce la certidumbre, sino va a ser una oportunidad perdida.

L-L: ¿A pesar de las ventajas de México en su ubicación, siendo parte del T-MEC y con costos laborales bajos?

IG: Eso sin duda está ocurriendo y gracias a que los gobernadores se ponen las pilas para ampliar las inversiones en todo el noreste de México. Yo, desde mi consultora, estoy apoyando algunas de esas empresas que están ya haciendo inversiones en Coahuila, en Nuevo León y en diferentes estados del Bajío y del norte.

L-L: ¿De qué sectores?

Fundamentalmente del sector automotriz y ahora de salud. Hay una empresa que hace aparatos de Rayos X para el sector médico y que está pensando en traer su manufactura a México.

L-L: Kamala Harris votó en contra del T-MEC ¿puede ser un contrapeso para el tratado desde la Casa Blanca? 

Sin duda que va a ser una presión muy importante. De hecho, una de las cosas que, espero no se repita, es que el presidente Biden se apoye en su vicepresidenta para la relación con México, eso no sería muy atractivo para México.

Kamala Harris vicepresidenta electa de Estados Unidos Kamala Harris
La vicepresidenta Kamala Harris no aprobó los capítulos laborales que incluyó la versión final del T-MEC y es un foco amarillo ahora encendido desde la Casa Blanca. Foto: Alyssa Pointer/POOL/EFE.

L-L: ¿Por qué?

IG: Porque Kamala Harris tiene una posición muy progresista y muy dura en materia laboral y social. A pesar de que este acuerdo comercial logró el mayor avance histórico en protección de derechos laborales, ni siquiera con eso fue suficiente para tener su voto positivo.

L-L: Entonces ¿crees que ella pueda ser un foco amarillo a tener en cuenta?

IG: Exactamente.

L-L: Otro de los temas que estará en la agenda de Biden es el energético. ¿Qué hay que tener en cuenta en este sector?

Tener mucho cuidado que las acciones de política pública que se están tomando México no sean violatorias del tratado. Por ejemplo, si haces cambios para darle mayor fortaleza a Pemex para que tenga una predominancia en el mercado de gasolinas, están violando las condiciones de competencia de los inversionistas que llegaron al país para comercializar sus marcas. Hay que poner a Pemex a competir en igualdad de condiciones con las otras empresas que están compitiendo en el mercado de gasolinas por ejemplo. 

También lee: Balanza y diplomacia comercial AMLO-Biden

Lo mismo con los cambios de políticas sobre la generación de electricidad porque nos estamos alejando de todas las acciones que traíamos para combatir el cambio climático y ésa va a ser una política importante de la administración Biden, o sea hay que tener mucho cuidado en este sector.

L-L: ¿Estamos incurriendo en alguna violación al T-MEC en este sentido?  

IG: Algunas de las cosas que se están planteando, como el cambio de las reglas del juego por las energías alternativas, pues claramente pueden ser violatorias del acuerdo. De hecho, si analizas la cantidad de denuncias de inversiones extranjeras que están iniciando, se han incrementado de una manera muy importante.

L-L: ¿Incluso con los mensajes de Twitter cruzados de la secretaria de Economía o de Energía diciendo que cada país decide  sobre su política energética?

IG: Sí, pero nada más que no la pueden decidir violando condiciones y compromisos establecidos con anterioridad. Sin duda es un tema que generará una presión muy fuerte para que se moderen ese tipo de cambios de hechos en el país. 

L-L: Sin duda te tocó conocer un lado muy diferente de Trump ¿crees que él influyó en el resultado entre el ex TLCAN y cómo quedó finalmente el T-MEC?

IG: Con Donald Trump o sin Donald Trump, el TLCAN ya estaba de vida o muerte. La administración Obama desde que llegó… recuerdo que cuando lo fuimos a visitar como gobierno electo, nos dijo que no les gustaba referirse al TLCAN, hablaba más de la integración de América del Norte. El Tratado se había convertido en kriptonita política para muchos sectores electorales en Estados Unidos, sobre todo aquellos ligados al el sector laboral. Obama mismo en su campaña electoral había prometido renegociar el TLCAN pero lo hizo de una manera muy inteligente a través del TPP.  Con o sin Trump el TLCAN necesitaba ser refaccionado. 

L-L: ¿Cuáles serán entonces los temas que mayor atención fijará la administración Biden con respecto a México?  

IG: Sin dudas, el sector laboral, el energético y temas importantes de derechos humanos y libertad de expresión.