La jornada electoral inicia en

Deshazte del espejo y celebra tus fortalezas: terapeutas comparten 20 formas de aumentar la confianza en tu cuerpo
Ilustración: Erin Aniker/The Guardian

Quizá más que nunca estamos bombardeados con imágenes de cuerpos de otras personas, y es completamente humano compararnos con estos ideales poco realistas. ¿Cómo puedes aprender a amar tu cuerpo tal como es? Los terapeutas comparten sus consejos para mejorar la confianza en el cuerpo.

1. Reconoce la importancia de aceptar tu cuerpo

Tu cuerpo es la amistad más larga que jamás tendrás y es importante cuidar esa relación”, dice Tasha Bailey, terapeuta radicada en el sureste de Londres y autora del libro Real Talk. La confianza en el cuerpo es un motivo común de preocupación para sus clientes, “especialmente entre las mujeres y las personas no binarias”, dice, y la gente piensa cada vez más en los procedimientos cosméticos porque se han normalizado mucho.

2. Considera que vivimos un momento difícil para la imagen corporal

“En los últimos 15 años, los ideales de belleza han cambiado mucho: con la inteligencia artificial, la edición de fotografías y los filtros, son más irreales que nunca”, dice Phillippa Diedrichs, profesora de psicología en el Centro de Investigación de Apariencia de la Universidad del Oeste de Inglaterra en Bristol y autora del próximo libro The Body Confidence Book para adolescentes. “Tenemos muchísimas oportunidades para compararnos en línea y ahora podemos crear imágenes de nosotros mismos que intenten replicarlas. Creo que esto arroja luz sobre tendencias muy humanas que siempre han estado ahí, pero desafortunadamente las redes sociales y la cultura del selfie las magnifican”.

3. Considera cómo te hacen sentir las redes sociales contigo mismo

El auge de las redes sociales ha sido un factor enorme en los problemas de autoestima en los últimos años, explica Thomas Midgley, quien creó la Clínica de Tratamiento de la Imagen Corporal en Londres en 2019, después de trabajar con personas con trastornos alimentarios en el sistema de salud pública de Reino Unido durante muchos años. “Durante la pandemia, algunos de nuestros clientes más jóvenes aumentaron su uso de las redes sociales de una hora diaria a cinco o seis”, dice Midgley. “Muchos de ellos aprovechan este tiempo para seguir las vidas cuidadosamente editadas de los influencers. Esto implica verlos hacer sesiones de fotos en la playa en traje de baño o hacer ejercicio con ropa deportiva, antes de centrarse en lo que comen y beben para mantener su físico, con una sólida dosis de publicidad de productos en el camino. Las personas que miran están desesperadas por ser como estas personas, lo que crea una enorme sensación de insuficiencia y obsesión en torno a la imagen corporal”.

4. Dejar las aplicaciones puede no ser la solución

Midgley utiliza la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia centrada en la compasión, que implica “no decirle a nadie qué hacer o qué no hacer”. En cambio, ayuda a los clientes a “desarrollar la capacidad de alejarse de las situaciones y comprender cómo se han vuelto vulnerables a este proceso… La mayoría de las personas se dan cuenta de que están siendo arrastradas por estos sentimientos de clickbait, de estar emocionados y deseando algo. Si pueden considerar: ‘¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Por qué sigo a esta persona? ¿Cómo me nutre o me hace daño?’, entonces es más probable que adopten una mirada escéptica sobre lo que están haciendo y puedan salir de estos ciclos y actuar de manera diferente en el futuro”.

5. Cura conscientemente tus feeds

Diedrichs sugiere cambiar la forma en que vemos las redes sociales como un espacio que podemos curar conscientemente. “Haz un experimento durante una semana. Cuando uses las redes sociales, piensa en cómo te hacen sentir ciertos tipos de publicaciones o cuentas. ¿Te inspiran y animan? ¿O sientes que no eres lo suficientemente bueno? ¿Hay un aumento de ansiedad o malestar en tu cuerpo? Si notas que sientes envidia, intenta silenciar o dejar de seguir el contenido que te incomode y busca nuevas cuentas que te inspiren. Luego observa cómo te hace sentir eso durante la próxima semana. Si nota un cambio positivo, considere tomarse un tiempo para depurar y curar tu feed de redes sociales cada pocos meses. Si no notas ninguna diferencia, tal vez sea el momento de tomar un descanso de las redes sociales”, afirma.

6. Busca diferentes formas corporales

“Diversifica tus redes sociales”, dice Bailey. “Asegúrate de seguir los cuerpos negros, los cuerpos morenos, los cuerpos discapacitados, los cuerpos trans: todo el espectro de formas que pueden tener los cuerpos. Cuando vemos anuncios y redes sociales, muchas veces vemos un tipo de cuerpo en particular que no es el mismo que el nuestro. Es importante estar en un espacio donde se celebre tu cuerpo”.

7. Considera hablar con un terapeuta

En Inglaterra, esto debería ser accesible a través de un médico de cabecera o mediante terapias de conversación del sistema de salud público, aunque con una larga espera, dice Midgley. “La base de evidencia más sólida para el tratamiento de afecciones diagnosticadas asociadas con la imagen corporal es a través de la terapia cognitivo-conductual, ya sea para el trastorno dismórfico corporal, trastornos alimentarios u otros síntomas que generan problemas basados ​​en la imagen corporal. Lo que esto significa es hablar con un terapeuta para comprender los pensamientos, emociones y comportamientos que mantienen un problema en particular, y luego poner a prueba creencias y temores a través de experimentos conductuales y estrategias de cambio conductual para generar cambios positivos en entornos del mundo real”.

8. Observa cómo los ideales de belleza cambian con el tiempo

“Habla con personas mayores y pregúntales qué tendencias eran populares cuando eran más jóvenes”, dice Diedrichs. “Te darás cuenta de que las aspiraciones eran muy diferentes incluso hace 10 años y, por lo tanto, probablemente cambiarán en el futuro. Tener esas conversaciones te hace darte cuenta de lo transitorios que son esos ideales, y que sentir presión por igualarlos es un juego amañado y un ciclo interminable y poco satisfactorio”.

9. Haz las paces con tu cuerpo

Bailey sugiere tomarse el tiempo para escanear regularmente tu cuerpo con atención plena, enfocándote “no en cómo se ve tu cuerpo, sino en cómo te sientes en tu cuerpo. Observa qué áreas tiendes a juzgar, ya sea tu estómago, muslos, brazos o lo que sea. Discúlpate por ese juicio y agradece a esa parte de tu cuerpo por las otras cosas que hace por ti. Crear una nueva narrativa en torno a esas partes del cuerpo es realmente útil”. También sugiere dibujar partes del cuerpo con las que necesitas hacer las paces. “Esto te permitirá ver esa parte de tu cuerpo bajo una luz diferente. Y realmente apreciarla y dedicar tiempo mirándola con amabilidad y compasión en lugar de escrutinio”.

10. Deja que tu cuerpo te sorprenda

Kevin Braddock es terapeuta e instructor de fitness y dirige The Soma Space en Oswestry, Shropshire. “Nuestra premisa es ‘movimiento para la salud mental’, utilizando el ejercicio como forma de ayudar a las personas”, explica. Los visitantes del estudio “se sorprenden a sí mismos, especialmente con el boxeo y el levantamiento de pesas, que pueden parecer cosas aterradoras. Creo que de aquí puede surgir la confianza en el cuerpo: si te llevan suavemente a ese proceso, es posible que descubras que puedes levantar 50 kg o realizar golpes continuos durante un minuto, lo cual no es fácil. En general, la cultura del gimnasio todavía vende esta idea de abdominales y pérdida de peso, que puede ser tan vergonzosa. Pero el movimiento físico es en sí mismo muy positivo: beneficia el estado de ánimo al liberar endorfinas y hace que las personas se sientan fuertes y más dueñas de su cuerpo”.

11. Mírate al espejo y encuentra cosas que te gusten de ti

Cuando nos miramos en el espejo, a menudo estamos verificando si nuestra apariencia es “correcta”, dice Diedrichs. Existe “una tendencia natural a centrarnos en las partes de nuestro cuerpo que no nos gustan o que creemos que necesitan corrección. Así, el espejo se convierte en un espacio que asociamos con juicios negativos sobre nuestra forma de mirar. Las investigaciones han demostrado que es beneficioso tomarse un momento para pararse frente al espejo, donde puedas ver todo tu cuerpo, con la menor cantidad de ropa con la que te sientas cómodo. Luego, ya sea que lo digas en voz alta o en tu cabeza, menciona cinco cosas que te gusten de las cualidades físicas de tu cuerpo y cinco cosas que te gusten de ti como persona y que no tengan nada que ver con tu apariencia, como cualidades emocionales, sociales e intelectuales. Repite esto varias veces a la semana durante un mes. Al principio puede parecer incómodo, pero con el tiempo comenzarás a replantear la forma en que ves tu cuerpo, de una manera positiva o más neutral”.

12. O evita los espejos por completo

“No tenemos espejos en The Soma Space”, dice Braddock. De lo contrario, “siempre te estás comparando con una imagen reflejada. Si nos miramos constantemente en el espejo, entonces en realidad no nos estamos mirando internamente a nosotros mismos”.

13. Acepta que los cuerpos se adaptan a medida que envejecemos

“Cuando envejecemos”, dice Diedrichs, “a menudo cambiamos de maneras que nos alejan de lo que la sociedad nos dice que es la forma ideal de lucir”. Pero “es importante practicar el aprecio por nuestro cuerpo, ya que nos transporta por la vida y es un recipiente para nuestras aventuras y experiencias. Puede que a veces nos resulte incómodo o enfermo, tengamos dolores y molestias, pero sus múltiples funciones son complejas, maravillosas y dignas de gratitud”.

14. No hagas cambios en tu cuerpo sin pensarlo seriamente

Bailey pregunta a los clientes que están considerando someterse a una cirugía estética: “¿Qué tan feliz vas a estar una vez que se complete este procedimiento?” No es una decisión que deba tomarse a la ligera, dice, a pesar de que ahora es tan común. “Es realmente importante analizar cuáles son las razones detrás de esto, qué satisfacción traerá, y si habrá otra cosa en la que se centrarán después”.

15. Muévete de una manera que te brinde alegría

“Ya sea bailar, caminar o nadar, haz cosas que te hagan sentir lleno de energía y orgulloso del cuerpo en el que estás, en lugar de concentrarte en la necesidad de cambiarlo”, dice Bailey. Cuando participes en este tipo de actividades, asegúrate de estar rodeado de personas con cuerpos similares al tuyo, añade. A Bailey le encanta bailar, pero descubrió que la mayoría de las clases atraían un tipo particular de forma corporal, así que encontró una clase de baile para personas de talla grande. “La sensación que tuve al asistir a estas clases fue muy diferente, porque sentí que mi cuerpo era celebrado”, dice.

16. Acércate a las dietas con precaución

Necesitamos “pensar en las narrativas tóxicas que podríamos tener en torno a las dietas y desentrañarlas incluso antes de entrar en ellas”, aconseja Bailey. “Sé claro acerca de cuál es el objetivo real, pero también sé compasivo con ese objetivo. Lo que puede hacer que la dieta sea realmente difícil es cuando somos muy inflexibles o duros con nosotros mismos cuando las cosas no salen según lo planeado. Es necesario que haya una sensación de flexibilidad, es necesario que haya reflexión. Y también debemos ser capaces de perdonarnos a nosotros mismos por los errores o cuando no estamos perdiendo tanto peso como queremos”.

17. Enfrenta tus temores acerca de usar traje de baño

“¿Qué es algo que te has prohibido hacer en verano porque te preocupa tu apariencia?”, pregunta Diedrichs. “Cuando lo evitamos, se vuelve más difícil y provoca más ansiedad. Establécete el desafío de hacer lo que te preocupa y observa qué sucede. ¿Es tan malo como imaginabas? ¿Alguien siquiera lo nota? A menudo tememos el juicio, pero lo que sucede es que la mayoría de las personas están demasiado ocupadas concentrándose en sí mismas. En lugar de preocuparte, intenta centrarte en las sensaciones de tu cuerpo: cómo se siente tener el sol en la piel o estar remando en el agua? ¿Cómo se siente estar disfrutando de tiempo de calidad con tus amigos o familiares? Realmente conéctate a esas sensaciones y a la experiencia en su conjunto, en lugar de preocuparte por tu apariencia”.

18. Sé consciente cuando el ejercicio o la comida se vuelven dominantes

Las personas con condiciones como ansiedad y depresión pueden ser muy duras consigo mismas“, dice Braddock. “Solía ​​competir en triatlones y me obsesionaba y hacía cálculos con todo el proceso. Después de un rato, pensé: ‘Espera un momento, esto se supone que debe ser divertido’. Si te sientes agotado y cansado, y como si estuvieras fallando todo el tiempo, yo diría que ese sería el punto de referencia para saber que te estás excediendo”.

Midgley añade: “Si alguien va al gimnasio cuando ya no le gusta hacer ejercicio, o va cuando está lesionado, y se convierte en una necesidad y no en un deseo, entonces deberían sonar las alarmas. Lo mismo ocurre con la comida, si se apodera y domina los pensamientos, y alguien está obsesionado con las calorías o tiene que planificar todo lo que come hasta el punto de que afecte su capacidad de socializar. Las aplicaciones de conteo de calorías han sido uno de los grandes desafíos que he visto en el tratamiento de los trastornos alimentarios en los últimos 20 años, ya que impulsan la obsesión y las compulsiones en torno a la comida, la figura y el peso”.

19. Accede a toda la ayuda disponible

Midgley sugiere: “Ve a tu médico de cabecera y averigua qué ayuda está disponible. La organización benéfica Been There ofrece ayuda a las personas en relación con la imagen corporal y la organización benéfica Beat ofrece consejos sobre los trastornos alimentarios. El Proyecto de Autoestima de Dove también es un buen recurso”.

Bailey dice: “El podcast I Weigh de Jameela Jamil es compasivo y directo cuando se trata de sanar y tener confianza en el cuerpo. También recomendaría probar opciones de terapia de grupo o talleres de confianza corporal como una alternativa más económica a la terapia”.

20. Vístete con dopamina

Para aumentar rápidamente la confianza en tu cuerpo, usa ropa que te anime, dice Bailey. “Experimentar con tu guardarropa puede ser divertido, ya sea que muestres piel o no. Vestirse con dopamina consiste en usar colores y texturas que te hagan sentir bien al instante. Aprovechar esto puede ser una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo y encontrar la libertad de estar en tu piel”.

Síguenos en

Google News
Flipboard