Lo que debes saber sobre la viruela del mono en embarazadas y niños
La viruela del mono puede transmitirse a cualquier persona, incluyendo embarazadas y niños. Foto: Envato elements

En las últimas semanas esta enfermedad ha alertado a la comunidad internacional, ya que se han reportado casos en más de 30 países. Te decimos cómo afecta la viruela del mono en embarazadas y niños.

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, informó el 14 de junio que en México hay 5 casos confirmados de viruela del mono, de los cuales cuatro fueron detectados en la Ciudad de México y uno en Jalisco. Hasta el 10 de junio la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó mil 423 casos en 31 países, el organismo detalló que aunque la mayoría de casos se han registrado en hombres, también hay contagios en mujeres.

La Secretaría de Salud explicó que este virus puede afectar a todas las personas “sin distinción de su expresión sexual e identidad de género”.

Te recomendamos: Hay 5 casos confirmados de viruela del mono en México, informa López-Gatell

¿Qué es la viruela del mono?

“Es una enfermedad provocada por un virus de la misma familia que el de la viruela en humanos, transmitido de los animales a las personas, y produce síntomas parecidos a los de la viruela común”, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con la vacunación contra este padecimiento, que logró erradicar la viruela en 1980, los casos de la viruela del mono aparecían de vez en vez en algunas partes de la selva tropical de África y es en dicho continente donde los brotes de esta enfermedad son más frecuentes.

Lo que debes saber sobre la viruela del mono en embarazadas y niños - laboratory-in-check-up-analysis-blood-test-for-sma-2022-05-26-05-36-57-utc-1280x854
En México hay 5 casos confirmados de viruela del mono. Foto: Envato Elements

¿Cómo se contagia la viruela del mono?

“La viruela del mono se contagia por diversos animales salvajes como roedores y primates, pero su contagio es más difícil entre los humanos pues se requiere de contacto prolongado con la persona enferma para contagiarse”, detalla la OMS.

Enrique Pérez, asesor en Prevención y Control de Enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), explica que este virus se transmite a través de gotas grandes de saliva. Puede ingresar al cuerpo por heridas en la piel, las vías respiratorias o los ojos, nariz o boca y tiene un período de incubación de 6 a 13 días, aunque puede llegar a 21 días.

¿Cómo afecta la viruela del mono a embarazadas y niños?

Este virus afecta más a los niños y mujeres embarazadas. Según la OMS los casos más graves se han reportado en niños, pero su evolución depende de su estado de salud, la exposición que tuvo al virus y la gravedad de las complicaciones que presenta.

El organismo de las Naciones Unidas señala que la tasa de mortalidad por la viruela del mono es menor al 10%, sin embargo, la mayoría de los fallecimientos son en niños pequeños. “Los grupos de edad más jóvenes parecen ser más susceptibles a la viruela del mono”, indica la OMS.

En cuanto a las mujeres embarazadas, deben estar muy pendientes de esta enfermedad ya que pueden contagiarla a su pequeño a través de la placenta.

Lo que debes saber sobre la viruela del mono en embarazadas y niños - father-holding-daughter-with-chickenpox-mother-ho-2021-08-26-12-08-35-utc-1024x682
El virus del mono afecta más a los niños y embarazadas. Foto: Envato Elements

No te pierdas: México anuncia la vacunación de niñas y niños de 5 a 11 años contra el Covid-19

¿Cuáles son los síntomas de la viruela del mono?

Los síntomas de la viruela del mono aparecen de 6 a 16 días después de que se produjo el contagio, aunque este tiempo puede variar y ser de 5 a 21 días. Los síntomas de la viruela del mono son similares a los de la viruela, pero más leves, no hay una diferencia entre los síntomas en niños y mujeres embarazadas, son los mismos para todos los grupos de población.

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Escalofríos
  • Cansancio
  • Inflamación de los ganglios linfáticos (principal diferencia de enfermedades como la viruela común o el sarampión)
  • Dolor de garganta
  • Úlceras en la boca
  • Tos
  • Conjuntivitis
  • Sensibilidad a la luz
  • Vómito y náuseas 

Después de que aparece la fiebre, entre uno y tres días, salen granitos en la piel. Primero en la cara y después se extienden al resto del cuerpo. Las zonas más afectadas son la cara, las palmas de las manos y plantas de los pies.

Lo que debes saber sobre la viruela del mono en embarazadas y niños - chickenpox-blisters-on-body-of-child-2022-01-14-16-57-04-utc-1024x683
Las erupciones en la piel salen entre uno y tres días después de que se presenta fiebre. Foto: Envato Elements

¿Cuál es el tratamiento contra la viruela del mono?

No hay tratamiento específico para este padecimiento, solo se pueden sobrellevar las molestias ya que los síntomas desaparecen entre 14 y 21 días, según la OMS. Tampoco existe una vacuna para la viruela del mono, pero la vacuna contra la viruela común ha mostrado una eficacia del 85% para prevenir la viruela del mono, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Te puede interesar: Uno de cada cuatro niños contagiados llega a presentar síntomas de long covid, indica estudio

Medidas de prevención

Para prevenir los contagios de viruela del mono, los CDC recomiendan:

  • Evitar el contacto con animales que puedan portar el virus: Así como con los objetos y materiales que hayan estado en contacto con ellos.
  • No estar cerca de personas enfermas o con sospecha de estar contagiadas.
  • Lavado de manos: No bajar la guardia con las medidas de higiene.
  • Vacunarse contra la viruela común.
  • Rastrear los contagios: Para evitar que la gente tenga contacto con personas infectadas.
Lo que debes saber sobre la viruela del mono en embarazadas y niños - hand-washing-2021-08-29-23-18-12-utc-1-1024x683
Lavarse de manos es una medida para prevenir la viruela del mono. Foto: Envato Elements

Cuéntanos en Facebook qué sabes de la viruela del mono en embarazadas y niños.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Puedes leerlo aquí.