La lucha contra el VIH-SIDA se estanca en México
Los casos detectados de VIH en México cayeron dramáticamente en los dos últimos años. Ilustración: Luis Alberto Cruz.

La lucha contra el VIH y el SIDA se ha estancado en México debido a falta de disponibilidad de medicamentos y la atención médica integral, advierten activistas por los derechos de los pacientes con VIH-SIDA en México en el contexto del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA este 1 de diciembre. 

De 2010 a julio de 2021 se han diagnosticado 150 mil 51 nuevos casos de VIH en México. Pero la detección de nuevos casos tuvo un dramático descenso de 44% al pasar de 17 mil 275 casos en 2019 a 9 mil 674 en 2020; además, a la semana 28 del 2021, se habían detectado 6 mil 568 nuevos casos, según datos del Sistema Especial de Vigilancia Epidemiológica de VIH, difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La lucha contra el VIH-SIDA se estanca en México - casos-vih

Este descenso no es propiamente una buena noticia, ya que no refleja el número real de nuevos casos de VIH, sino que hay menos registros de personas que pueden tener el virus de inmunodeficiencia humana.

Integrantes de organizaciones de la sociedad civil explican que gran parte de las acciones de detección de VIH en México ocurría gracias al trabajo de las asociaciones civiles, pero su desempeño ha sido descalificado desde el inicio de la actual administración al generalizar el trabajo de la sociedad civil como vinculado a actos de corrupción.

“Vemos con preocupación los señalamientos (del presidente López Obrador) a las OSC diciendo que eran corruptas cuando para temas para la detección del VIH eran un punto clave, ahora vemos que el diagnóstico ha bajado 50%”, dice Luis Adrián Quiroz, coordinador de la organización de derechohabientes viviendo con VIH del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y vocal del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (Censida).

Los colectivos y los mismos pacientes han impulsado que sus demandas sean escuchadas y atendidas, agrega; sin embargo, la pandemia Covid-19 vino a poner otro freno a esta lucha.

Al ser considerados como grupo vulnerable, las organizaciones de la sociedad civil trabajaron en un protocolo que contemplaba garantizar dotación para varios meses de medicamentos antirretrovirales y así evitar que fueran a los hospitales o a las farmacias durante la pandemia.

Algo que de acuerdo con Quiroz se cumplió a medias debido a la “poca eficacia de los operadores logísticos”, dice, “hubo una buena intención, pero uno de los problemas fue que no a todos se les entregó los tres meses de tratamiento por la problemática durante 2020 de licitación, compra y distribución de los medicamentos”.

Quiroz explica que, si bien, puede aparecer que hay abasto, esto no se refleja en las farmacias porque ahí no está disponible. “Hoy tenemos un problema real y tangible: los operadores logísticos están teniendo muy malas prácticas en la entrega de los insumos al Sistema Nacional de Salud”.

Con la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 se otorgó para la prevención y atención de VIH/SIDA y otras ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) un monto de 419 millones de pesos, un monto mayor que el de 2021 (404 millones de pesos), 3.7% más en términos reales. 

“Si bien tenemos el dinero asegurado para la compra de medicamentos, yo no veo por ningún lado la ampliación de cobertura para las personas sin seguridad social y poder garantizar la atención integral”, dice Quiroz.

Quiroz advierte que aún falta conocer los datos sobre cuántas personas fueron diagnosticadas con el binomio de VIH y Covid-19, cuántas fueron inmunizadas contra el coronavirus y cuántas de ellas fallecieron por Covid teniendo VIH. Esto, para poder generar políticas públicas y mejorar procesos para la atención de pacientes con VIH ante las nuevas olas o postpandemia.

En 2019, se registraron 5,281 defunciones, mientras que en 2020 ese número también bajó a 4,573, sin embargo, no existe un dato que especifique si pueden ser más o si fueron registrados por Covid-19. 

Alaín Pinzón, fundador de VIHve Libre, señala que las y los pacientes con VIH no están en las prioridades del gobierno en México. “Estoy seguro que no somos una prioridad, la visión del gobierno federal y de autoridades en materia de salud y presupuesto es: tienen su medicamento, no estén molestando, como si el medicamento fuera todo”, sentencia.

La lucha contra el VIH-SIDA se estanca en México - grafico-1-1024x1280

Atención médica integral

La brecha en la atención a los pacientes con VIH y SIDA se define en gran medida por los que tienen servicios de seguridad social y los que no.

“Es un abismo que los separa”, apunta Quiroz. Los primeros tienen asegurado el tratamiento y una atención completa; los segundos solo el medicamento. 

Si bien México tiene una política de acceso universal a medicamento antirretrovirales “no hemos acabado de replantear la atención integral, es decir, las personas sin seguridad social no son atendidos por comorbilidades por efectos adversos del medicamento o gastos de hospitalización derivado de esto”, dice el coordinador de la organización de derechohabientes viviendo con VIH del IMSS.

El tema de brindar atención médica integral a todos los pacientes se puso sobre la mesa de negociación desde la campaña presidencial en 2018 que se presentó a todas las fuerzas políticas, incluido el partido político de Morena, al que se le planteó la igualdad de derecho y garantizar la atención de las otras enfermedades.

Con la pandemia, la discusión para garantizar que con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) las personas se les atendiera en igualdad de derechos y circunstancias quedó en pausa, Quiroz señala que eso es discriminación al no garantizar la atención integral a las personas sin seguridad social.

Los colectivos de pacientes con VIH van a impulsar la tercera dosis para las personas de este grupo, pues en octubre pasado la Organización Panamericana de la Salud respaldó la aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra Covid-19 a pacientes inmunocomprometidos y adultos mayores, entre ellos los pacientes con VIH. 

Para Pinzón se necesita voluntad política no solo para comprar medicamentos, sino de ampliar los servicios de salud y hacerlos integrales. “No hay que olvidar que las personas con VIH y SIDA tenemos derechos humanos”.

Una de las enseñanzas de la pandemia es que se requiere migrar a sistemas más amigables en la atención médica como la telemedicina, espaciar consultas en personas estables, “pensar en cómo debería de ser la atención in situ de las personas que ya están controladas, de los que inician tratamiento y los que están en vía de poder garantizar su estabilidad en la toma de medicamentos y en los resultados de control”, señala Quiroz. 

Asimismo, recomienda que los operadores logísticos deben generar un modelo para ver en dónde quedó el medicamento.

Preguntas y respuestas sobre VIH

¿Cuál es la importancia de los antirretrovirales? Pinzón explica que los medicamentos retrovirales “mantiene a raya al virus, son el soporte de vida, lo que los va a mantener saludables, indetectables o con una carga viral controlada, lo que los vuelve intransmisibles, con células del sistema inmune en buen estado”. 

¿Qué pasa si una persona con VIH deja de tomar los medicamentos?

“Baja la calidad de vida, la carga viral va a subir y eso hace que se pierda la indetectabilidad, afectación al sistema inmune y, a la larga, se pueden presentar infecciones oportunistas como gripes, diarreas, bajas de peso, migrañas, entre otras, y enfermedades definitorias de SIDA: neumonía, cáncer, etc”, señala Pinzón. 

¿Con qué frecuencia deben tomar sus medicamentos las personas con VIH?

Este medicamento se debe tomar diario a la misma hora. A veces, cada 12 horas, y es de por vida, sin fallar un solo día. El costo de estos en farmacias con receta médica, un frasco para un mes oscila entre los 5 mil a 15 mil pesos.

Sin embargo, la toma de medicamentos antirretrovirales genera otras enfermedades como diabetes, hipertensión, daño renal, entre otras, algo que no contempla la atención médica para estos pacientes con VIH, por lo que la atención médica integral debe considerar a un grupo de expertos de diferentes áreas.